fbpx

¿Qué es el suelo pélvico? ¿Qué puede dañarlo? ¿Por qué debemos cuidarlo? Despejemos dudas en torno a un gran desconocido y, a la vez, una de las mayores preocupaciones en salud femenina.

Cuando hablamos de suelo pélvico es habitual que surjan numerosas dudas, pues hasta hace relativamente poco, los temas de salud que afectaban a la mujer seguían siendo tabú. En Centro Move somos conscientes de estos tabús y, como firmes defensores de la importancia de educar y tratar en temas relacionados con la salud de la mujer, estamos muy felices por la reciente incorporación de María Santamaría.

María es fisioterapeuta colegiada desde el año 2007. Admite que siempre sintió un interés especial por todos los problemas de salud vinculados a la esfera femenina, muchas veces relegados por grandes tabús y mucho desconocimiento. Desde 2011 María ha ido orientando su carrera y su experiencia con formaciones de fisioterapia especializadas en uroginecología, obstetricia, hipopresivos, drenaje linfático, entre otros métodos de rehabilitación enfocados a la salud de la mujer.

Hace unas semanas anunciábamos en Instagram su incorporación a nuestro centro. Y ahora, en este artículo nos despeja dudas sobre uno de los temas que más preocupan a las mujeres hoy en día: el cuidado del suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de fascias y músculos superficiales y profundos que tapiza la parte inferior de la pelvis con una disposición en forma de rombo. Estas fascias y músculos van a 4 puntos óseos (isquiones, sínfisis púbica y coccix).

Existe un gran desconocimiento de esta parte del cuerpo ya que en nuestra vida diaria pasa desapercibida hasta que no aparece un problema y, generalmente, no nos paramos a pensar en su gran función.

El suelo pélvico se encuentra en la parte inferior de la pelvis.

¿Qué factores le afectan y pueden causarle daños?

Existen muchos factores de riesgo para el correcto funcionamiento del diafragma pélvico que transcurren a lo largo de nuestra vida. Un embarazo, el parto, el estreñimiento, tocar instrumentos de viento, las cirugías abdominopélvicas, el sobrepeso, el ejercicio de impacto o la menopausia son algunas causas de que nuestro suelo pélvico sufra daños.

¿Por qué debemos cuidarlo?

Antes de nada, os preguntaréis ¿esto me afecta a mí? ¿tengo yo que cuidar mi suelo pélvico? ¿Quiénes deben hacerlo? La respuesta es todas. Todas debemos cuidarlo, al igual que cuidamos nuestra espalda, nuestras rodillas o nuestra piel. ¿Por qué? Son numerosas las razones que existen para cuidar nuestro suelo pélvico y prestarle atención. Destacaríamos cuatro:

  1. Por su función de sostén. Normalmente creemos que la función de los músculos es ayudar a movernos, pero realizan otra muy importante que es la de sostenernos y garantizarnos una buena postura. El suelo pélvico da sujeción a órganos tan importantes como la vejiga, el útero, la uretra, el recto y el esfínter anal, manteniéndolos en su posición adecuada.
  2. Por su función de continencia. El suelo pélvico rodea nuestros esfínteres, por lo que otra de sus principales funciones es la continencia. Por este motivo, la incontinencia es una señal de que algo no va bien y que no está haciendo su función.
  3. Por su función reproductiva. En el parto los músculos del suelo pélvico son con los que se va a encontrar la cabecita del bebé al nacer. Por eso, tener un buen tono y una flexibilidad adecuada ayudará al parto y a desencadenar el reflejo de eyección, que favorece la salida del bebé.
  4. Por su función sexual. Son muchos los puntos que nos gustaría tocar en relación a esta función, así que lo dejaremos para otro artículo del blog 😉

¿Qué podemos hacer por él? ¿Cómo podemos cuidarlo?

Existen muchos ejercicios y técnicas que cada una de nosotras podemos hacer de forma individual. Dedicaremos alguna entrada del blog a explicar algunos de ellos.

También podemos confiar en la ayuda de un especialista cuando ya los síntomas toman importancia (incontinencia urinaria, prolapso). A continuación te explicamos en qué consistiría una consulta de fisioterapia en nuestro centro.

¿En qué consiste la primera consulta de fisioterapia para suelo pélvico?

Si optas por tratar o cuidar el suelo pélvico con ayuda de un profesional debes acudir a una o un fisioterapeuta especializada/o en salud de la mujer. En Centro Move, María revisará la historia clínica del paciente, y estudiará el estado de la musculatura y del complejo abdominopélvico en relación con el resto del cuerpo. Así, se podrá establecer una pauta de tratamiento individualizada.

Tras el parto, se recomienda realizarla entre la 6ª y la 8ª semana, tras la revisión con la ginecóloga o la matrona, y siempre antes de retomar la actividad deportiva sea cual sea.

María Santamaría Parada - Fisioterapeuta Centro Move
María Santamaría, fisioterapeuta en Centro Move, experta en periné femenino y en salud de la mujer.

Solicita cita online o presencial en Centro Move con María, a través del teléfono 651 365 761 o en el email del centro info@centromove.com.

Sources: Fotos de Freepik.