Los preparadores físicos nos enfrentamos a un gran reto: mantener el estado de forma de nuestros deportistas en los tiempos del COVID-19.